Alineadores invisibles vs brackets, ¿cuál es el mejor tratamiento de ortodoncia?

Los brackets, sobre todo los metálicos, han sido la herramienta fundamental de la ortodoncia por más de un siglo. Inicialmente dirigidos a niños, representaban la única manera de mover los dientes a sus pociones ideales dentro de la boca, logrando así mejorar la salud, función y estética.

Sin embargo, hace casi dos décadas, y sobre todo en los últimos 5 años, se ha popularizado el uso de Invisalign y demás marcas comerciales de alineadores invisibles o transparentes, como una alternativa más estética y cómoda, sobre todo para pacientes adultos que requieren ortodoncia, pero no quieren modificar su estilo de vida durante el proceso.

MITOS Y REALIDADES

Si bien hasta hace pocos años los alineadores transparentes solo “alineaban” los dientes, hoy en día la tecnología informática y de los materiales utilizados, ha evolucionado de manera exponencial, permitiendo la corrección de cualquier problema de malposición dentaria en un tiempo similar o inclusive menor que los brackets.

El hecho de ser elementos removibles le permite al paciente llevar a cabo una correcta higiene bucal en todo momento, comer cualquier tipo de alimento con total normalidad, y ver claramente el avance de su tratamiento. Además, las citas suelen ser mucho más cortas, pues no se deben realizar activaciones ni dolorosos ajustes mensuales. Las citas pueden ser más espaciadas, lo que es ideal para pacientes que por motivos personales o profesionales deban viajar constantemente.

MÁS ALLÁ DE LA ALINEACIÓN DENTAL

Siempre es importante destacar que el diagnóstico es la clave, para realizar una correcta planificación y por consiguiente lograr un resultado óptimo. Para este fin, no solo se debe contar con elementos diagnósticos 3D radiográficos y fotográficos, sino un manejo experto de la biomecánica del movimiento dental, la armonización facial, el entendimiento de la relación estrecha entre la boca y el resto de las estructuras neuromusculares, lo que conlleva a una planificación en base a protocolos predecibles que nos permitan respetar los límites biológicos y sobre toto el manejo eficiente de los tiempos de tratamiento.

En la actualidad la Ortodoncia Invisible Invisalign está en constante evolución, y a pesar de que hay muchos doctores certificados en esta técnica, aún sigue persistiendo el concepto de que los alineadores solo “alinean” los dientes, ya sea por desconocimiento de lo que debería ser un correcto diagnóstico y un protocolo biomecánico eficiente, o por simple cuestión de “moda” o “marketing dental”.

Vemos con preocupación como se ofrece este tipo de ortodoncia como un tratamiento milagroso que en tan solo pocos meses va a devolver la posición correcta a todos los dientes, ignorando el concepto fundamental de que cada paciente es un ente individual, con necesidades específicas, por lo que se requiere un diagnóstico exhaustivo y minucioso, en manos expertas, con criterios clínicos bioéticos.

Así que los brackets o Invisilign son “herramientas” de la ortodoncia, igual de válidas y pertinentes, solo en las manos realmente expertas de un buen especialista en ortodoncia.